Información    Archivo   Calendario

Junio 2010      

 

A nuestros lectores:


Por motivos de fuerza mayor las ediciones digitales de Gaceta Iberoamericana han tenido que ser suspendidas. A su debido tiempo estas ediciones serán nuevamente actualizadas.


En esta emergencia confiamos en la comprensión de nuestros lectores a quienes les aseguramos que solo se trata de un paréntesis en la brega en que estamos empeñados, desde siempre para preservar y difundir los valores culturales Hispano Americanos.

Los Editores

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

JOAO GIMARAES ROSA “GRAN SERTON-VEREDAS”

GRAN ESPECIMEN DE LA LITERATURA LATINOAMERICANA

Por Jorge Consuegra

 

(Parte II)

QUE PAIS  ES  ESE

            No es exageración decir que varios estudios han sido hechos sobre el vocabulario la invención lingüística  de los neologismos y la sintaxis de la novela. Sin duda, al publicar ese libro Seu Rosa  como era llamado el escritor por los vaqueros, produjo un petardo (más de 500 páginas) para las piernas de la crítica. Ningún otro autor de la época post-modernista fue objeto de tan numerosos y minuciosos estudios críticos, dice Otto María Carpeaux. Algunos puristas trataron de descalificar al escritor. Cerca a su muerte  un Guimaraes Rosa triste. aún se quejaba de que era llamado aristócrata y acusado de inventar palabras. No las inventó totalmente. Para escribir Gran Sertón: Veredas pasó un mes entero en los matorrales a lomo de mula catalogando en un cuadernito el lenguaje del pueblo del Sertón. El cuaderno quedó sucio de sudor y polvo de matas de tierra hasta de bostas de burro. Pero no lo boté. Un aristócrata no hace eso.

            Oscar López observa que buena parte de la dificultad  para entender la obra, se debe a nuestra propia deformación escolar ya que utilizamos una gramática y una retórica que ignoran muchas de las  peculiaridades expresivas del lenguaje oral. Y fue justamente esa fuente donde el autor buscó su materia bruta . Nosotros, gente del Sertón, somos contadores de historias desde que nacemos. Contar historias hace parte de nuestra sangre. Es un don de cuna que recibimos para el resto de la vida. ¡Qué más se puede hacer en las horas libres en el Sertón  sino contar historias…!

Leer el artículo completo.

 

EVENTOS ACADEMICOS Y LITERARIOS

EN LA ACADEMIA NORTEAMERICANA

DE LA LENGUA ESPAÑOLA

I CERTAMEN DE NOVELA

        Convocado por la Academia Norteamericana de la Lengua Española, conjuntamente con la Fundación Instituto  Castellano Leonés de la Lengua, de Burgos, España, se llevó a cabo este certamen que culminó este 6 de junio, habiendo sido declarado ganador de la justa el escritor dominicano Victor Manuel Ramos, con su novela  La Vida Pasajera. El tema fijado no podía ser mas significativo, pues permitía abordar uno de los aspectos mas sobresalientes de problemática hispanoamericana en este país: La experiencia inmigratoria en Estados Unidos.

        Aparentemente, el autor de la novela premiada, supo captar la esencia de esa problemática y pudo exponerla de una manera clara y pertinente. pues los juicios vertidos sobre ella  así lo certifican. “La obra de Ramos es una excelente novela con una sólida estructura y un estilo lleno de madurez literaria”, según Marcela Gutiérrez. “El autor de La Vida Pasajera, penetra con sutileza y agudeza en los motivos psicológicos de los personajes”, expresa Victor Fuentes, mientras que para Rolando Hinojosa Smith, “tanto el aspecto formal como la caracterización de los personajes …convencen al lector. La obra premiada merece ser más de una lectura….”  Gutierrez, como Hinojosa Smith y Fuentes fueron los integrantes del Jurado Calificador del certamen.

        Victor Manuel Ramos, es oriundo de Santo Domingo y actualmente vive en , Florida. Es escritor y periodista, colabora en el Orlando Centinel, es  redactor del Daily News, La Prensa y Newsday. Algunos de sus artículos fueron premiados por la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas y Florida Press Club.

        Al recibir el premio, Ramos dijo “Es  para mí una gran alegría y un honor recibir este reconocimiento de una organización a la cual respeto y cuya misión considero de inmensa importancia para el patrimonio cultural. no solamente de los hispanos en Norteamérica, sino también de los países angloparlantes  que nos cobijan. Por otra parte  saber que mi novela va a ser publicada por la prestigiosa Fundación Instituto Castellano Leonés de la Lengua, de Burgos me llena de orgullo.”

        Durante la  ceremonia  de premiación de este I Concurso a verificarse en octubre venidero, y que de seguro contará con la asistencia del Directorio en pleno de ANLE, se dará a conocer el tema y demás especificaciones de la convocatoria al  II Certamen de Novela de ANLE.

        No cabe duda que este certamen literario marca el rumbo que ANLE toma bajo la dirección de D. Gerardo Piña Rosales y sus colaboradores inmediatos. Rumbo que apunta a una expansión de su rol específico en lo lingüístico, implementando un proyecto de meritoria cobertura en lo literario y cultural.

 

 Leer mas en Eventos Institucionales

 

 

LA ACTUALIDAD DE  CARLOS  FUENTES

                                                  Por Raúl Miranda Rico

No es que se nos haya ocurrido establecer lo ya establecido, en relación a la  irrupción de una obra conmemoratoria en nuestro ambiente literario, siempre ávido de las novedades que lanza la incansable actividad  editorial. Lo cierto es que el nombre del autor mejicano que periódicamente acapara la atención del lector, por este y otros motivos, está vinculado también al recurso a que la opinión pública echa mano en su afán de conmemorar  fastos y eventos de notorio nivel.  Para que  esto sea así,  desde luego que sobran razones: su carisma, su prestigio, los quilates de  su  conciencia latinoamericana y su estilo, entre otras cosas.

 

Para proclamar esas cualidades, nada mejor que revisar la  lista de  premios a él discernidos durante su dilatada carrera y mencionar –aunque  sea de pasada—su impresionante bibliografía: Premio Nacional de Literatura de México (1984), Premio Cervantes (1988), Miembro Honorario de la Academia Mexicana de la Lengua Española (2001) Premio Real Academia Española de Creación Literaria (2004)  En el campo de la diplomacia, fue embajador de México en Francia entre 1974 y1977. Pero lo que abrillanta su figura es la textura y vastedad de su producción literaria que consigna –en uno de los géneros que fue siempre de su preferencia– una docena de novelas, entre las que destacan La Muerte de Artemio Cruz, Aura,  Terra Nostra, El Gringo Viejo, Relaciones Distantes, Donde el Aire es Claro, Ún  Cambio de Piel, Constancia y otras historias para Virginia, el Espejo Enterrado,  La Región más Transparente y la última Adán en el Edén.

 

Sugeríamos que una buena manera de conmemorar o de subrayar un gran acontecimiento,  ya sea histórico o cultural, es la apertura de espacios para la meditación y la  reflexión, antes que para el simple recuerdo.  Y ello se logra más fácilmente, con la creatividad y el talento vertidos en un enfoque  específicamente destinado al tributo. Tal enfoque, con miras  a perpetuarse y perdurar, puede tomar la forma de una obra editada que encare el acontecimiento desde  una doble perspectiva:  la de su significación en el tiempo y  momento en que  le tocó transcurrir, y la de su peso y notoriedad histórico-literaria en  la instancia que le confiere la actualidad.

Eso fue justamente lo que  sucedió  con el novelista mejicano que  a despecho de una pausa producida en su carrera vuelve a la actualidad con dos ediciones importantes  de la última década,  como lo son  la que conmemoró el V Centenario del Descubrimiento de América  (1992) y  otra  que recientemente fue lanzada a la circulación con motivo de celebrarse su octogésimo  cumpleaños, en un evento editorial que ha motivado el beneplácito unánime de sus lectores, de instituciones como la Real Academia  Española  amén de los  círculos literarios de su país.  Ambos se vinieron  sobrecargados de significado, cada uno en su respectivo campo. El primero, sumando a su trascendencia histórica un inesperado elemento de tensión  político-social,  reavivó inesperadamente viejas controversias, en tanto que el segundo, reafirmó gallardamente una ponencia que plantea y balancea el equilibrio de las cualidades con la pureza de la cultura y la sana diversidad que ostenta.

 

En ambas circunstancias, medió la pluma de Carlos Fuentes respondiendo a la unánime convocatoria que, por cierto,  no le faltó  cierto sentido de universalidad previo el engrosamiento de la bibliografía latinoamericana producido para beneplácito de los numerosos adictos a su enjundioso estilo. Su novelística y su dilatada obra histórico-social crecieron con la edición de dos obras emblemáticas suyas, habiendo  cumplido con largura y pertinencia, el papel que se les confirió. Nos referimos a El espejo enterrado y  La Región más Tranparente. La primera, editada en 1992 y la segunda, en  una versión renovada de 2008 celebratoria de los 50 años de su primera edición de 1958.

 

El V Centenario del Descubrimiento de América será recordado —por lo menos en el mundo literario Hispanoamericano— por los planteos históricos, sociales, políticos, económicos  y también anecdóticos de El Espejo Enterrado,  que vio la luz  bajo el doble signo de la verdad histórica,  por cierto  bien preservada, y el de la controversia rápidamente desatada  por  un exacerbado culto a la tierra y  sus tradiciones, sin olvidar sus necesidades y carencias.  Hay que puntualizar que ese sentimiento no nace en  las páginas del libro, sino que estas reflejan el que experimenta el hombre nacido por debajo de la raya  —frontera  con EE,UU— y llega hasta el Cabo de Hornos, pasando por El Caribe.

 

Leer el artículo completo.